• Código Blanco

Tipos de Ladrones

Son muchos los términos de los que disponemos para definir los tipos de ladrones que existen y todos ellos dejan entrever de qué tipo de sujetos se trata. Con cualquiera de ellos, la realidad se aleja mucho de toda ficción: la idea “romántica” que nos relatan en algunas películas y novelas históricas sobre ladrones que roban para repartir el dinero entre los más necesitados no se acerca a la realidad.


En la mayoría de los casos, los ladrones no hacen distinción a la hora de elegir a sus víctimas. Buscan un blanco fácil. Un lugar que les permita robar todo el dinero posible y objetos de gran valor. Como sus actividades son delictivas e ilegales, buscan todas las artimañas posibles y se inventan nuevos métodos para no ser atrapados por la policía. Por consiguiente, debemos conocer y estar al tanto de los sucesos que ocurren a nuestro alrededor, ya que todos tenemos algún conocido o familiar al que le haya ocurrido algún caso de robo o atraco.



Los distintos tipos de ladrones:

  • Rateros solitarios o en bandas: Estos ladrones son los que conocíamos como “los de toda la vida” formas de delincuencia más sofisticadas empezaron a surgir en nuestro país. Son, para entendernos, la clase más baja de los ladrones tanto por los medios de los que disponen como por los botines que consiguen. Estos ladrones siempre aprovechan ciertos descuidos (ventanas abiertas, escasa vigilancia…) o información que les da algún contacto para entrar a robar y aprovechan la ocasión para llevarse dinero y joyas, aunque también pueden llegar a hacerse con algunos electrodomésticos pequeños. Sus robos no suelen tener un valor extraordinario por lo que suelen reincidir. Cómo llegaron al mundo del robo ya es otro asunto, ya que hay tantas historias de estos como personas. Suelen cometer algunos errores tontos que les pueden costar muy caros. Los asalta casas y trepa terrazas suelen estar incluidos en esta categoría.


  • Los profesionales. Estos ladrones están a medio camino entre la anterior descripción y la que, a continuación, vamos a llevar a cabo. La diferencia, respecto a los rateros de poca monta es que siguen estrategias más sofisticadas y se dedican al robo de manera más continuada. La mayoría de ellos no los podríamos conocer ya que aparentemente están integrados en la sociedad. Tienen trabajo normal y no suelen dejar sospecha alguna de su intención de robar, pero están acostumbrados a hacerlo. Son inteligentes y muchos emplean sus estudios y conocimientos para robar. Negocios y viviendas son sus objetivos principales.


  • Los criminales. Por último, hemos de destacar que hay algunos ladrones que operan en bandas que funcionan como auténticas organizaciones dedicadas al robo de manera intensiva. La profesionalidad de este tipo de ladrón es total. Estos grupos de delincuentes llevan a cabo estrategias planificadas, las cuales pueden realizarse incluso a cientos de kilómetros de donde viven. Estas bandas funcionan con estructuras jerarquizadas y división de trabajo por especialistas, de manera que suelen conocer los últimos avances en materia de robos. Cuentan con todo tipo de herramientas sofisticadas y algunos pueden llegar a utilizar la violencia.


Hay muchos también que actúan en la mayoría de los casos por impulsos. Esto quiere decir que si ve una oportunidad la aprovecha. Así mismo, ante la más mínima resistencia, ante cualquier factor que lo ponga en peligro de ser atrapado o de perder el tiempo, abandona la idea. Los maleantes no actuarán si en la vivienda o negocio objeto de su deseo existen medidas de seguridad, como una alarma.


Sólo el cartel de alarma ya evita robos. Es uno de los elementos visibles con mayor poder disuasorio entre los ladrones, pues como mencionamos anteriormente, el ladrón busca la víctima más fácil, Aún así, la instalación de una alarma, es cada vez más necesario, ya que avisan al entorno de la violación de una vivienda privada, poniendo en jaque al ladrón y, por tanto, buscando su inminente huida antes de que pueda producir alguna sustracción. Así mismo, con aquellos sistemas con central de alarmas se pondrá en conocimiento inmediato a las autoridades para tratar de atrapar al ladrón. Este temor hará que en la mayoría de las ocasiones el ratero desista del intento al ver la señal de alarma instalada.


Siempre es mejor prevenir y proteger todo aquello que más amamos y por lo que arduamente hemos trabajado. Además, tu calidad de vida mejora al tener tranquilidad sabiendo que tu patrimonio está más seguro.

1 vista

Oficinas Monterrey, Nuevo León.

Gladiola 133 Col. Cuauhtémoc, San Nicolás de los Garza, N.L.

C.P. 66414. Tel:  (81) 8334 9006

Oficinas Hermosillo, Sonora.

Blvd. Luis Encinas Johnson No. 42 Colonia El Mariachi. Hermosillo, Son. C.P. 83040. Tel: (662) 215 0800

Oficinas Culiacán, Sinaloa.

Río Piaxtla 245-A Ote, Colonia Guadalupe. Culiacán, Sin. 

C.P. 80220. Tel: (667) 712 8811

Oficinas Mazatlán, Sinaloa.

Calle Carnaval, Colonia Playa Sur, Local 2, Número 701. Mazatlán Sin. 

C.P. 82040. Tel: (667) 712 8811

VOLVER ARRIBA

  • Blanco Icono de YouTube
  • Ws